Ven a sentir el arte de nuestra tierra.

El flamenco nace en la región meridional de Andalucía como una forma de arte con raíces profundas muy antiguas dentro de una comunidad marginal y hostigada, en la que convivían gitanos, árabes, cristianos y judíos. En el siglo XVI se sumaron los ritmos de la población negra , que hacía escala en el puerto de Cádiz, antes de irse hacia las plantaciones americanas.Aunque tenemos algunas pistas en cuanto y como la danza y música tradicional se desarrollaron, los detalles se pierden en la historia incluso el origen de su nombre es evasivo. Algunos lo atribuyen a los “courtiers” flamencos durante el reinado de Carlos V de España al principio del siglo XVI. Sus ropas brillantes inspiraron los nombres dados a las cosas chillonas y ostensibles. Otros dicen que el flamenco – todavía refiriendo a los flamencos – era la nacionalidad dada erróneamente por el pueblo a los gitanos. Otros todavía reivindican el nombre como origen del árabe “fellah mangu” – el trabajador que canta.

Al origen, el flamenco no es más que el medio de expresar sentimientos profundos más bien que un espectáculo. La danza flamenca expresa estos diferentes sentimientos humanos tal como el dolor y la alegría, el amor y despecho, la calma y la desesperación representados por medio del movimiento. El bailarín del flamenco se realiza con la pasión, el fervor, incluso con expresiones torturadas pero siempre esforzándose para la tolerancia y dignidad.

La danza y la guitarra son una consecuencia de la aparición de los espectáculos. Al principio, el canto es un asunto de hombres, las mujeres interpretaban la danza sobre todo. La búsqueda de los orígenes de la danza es tan compleja si no más que la de los cantes ya que sufrió ciertamente otras influencias.

La danza, lengua universal, cuyo alfabeto de gestos se limita, evolucionó y es imposible decir con certeza a qué fuentes los intérpretes se inspiraron precisamente. Sin embargo, es posible, a pesar de todo, detectar en la danza flamenca tres influencias principales: Oriental y gitana; Folclórica y popular; Académica o clásica.

Las características deL FLAMENCO

El flamenco es un arte que nunca ha dejado de evolucionar como danza sobre todo individual. Nació como danza ” introvertida ” en espacios reducidos, sin muchos desplazamientos, con una gran economía de gestos, con movimientos apretados dirigidos generalmente hacia abajo.

La danza flamenca está en oposición total con las danzas europeas clásicas extravertidas y dirigidas en sentido opuesto. Como el jazz americano, el baile flamenco implica la improvisación y la expresión espontánea del bailarín con las emociones del momento.

El intérprete controlará también las distintas técnicas de pies:

“punteado” – “desplante” – “taconeo”.

La danza masculina y femenina difiere en sus actitudes y las técnicas. La primera favorece el zapateado y el segundo el braceo. Las inclinaciones de cajón, ondulación de caderas y temblor de los hombros se dejan a las mujeres.