La danza flamenca está en oposición total con las danzas europeas clásicas extravertidas y dirigidas en sentido opuesto. Como el jazz americano, el baile flamenco implica la improvisación y la expresión espontánea del bailarín con las emociones del momento.