Todos los niveles y todas las edades. Te ofrecemos la máxima calidad aquí mismo en Segovia!

El ballet o danza clásica se originó a finales del siglo XV, a partir de los números de danza que se representaban en los festines de las cortes italianas. Estos elaborados espectáculos que desprendían pintura, poesía, música y danza, tenían lugar en grandes salas que se utilizaban tanto para banquetes como para bailes. Su contenido era normalmente alegórico-mitológico.
Los ballets cortesanos italianos fueron ampliamente desarrollados en Francia. El Ballet cómico de la Reina, el primer ballet del que sobrevive una partitura completa, se estrenó en París en 1581. Fue creado por Beaujoyeux y bailado por aristócratas aficionados en un salón con la familia real sobre un estrado al fondo y los espectadores en las galerías de los otros tres lados del salón. Ello determinó el carácter de los futuros ballets cortesanos, que cristalizaron en el siglo XVII en las diferentes cortes europeas con sus presuntuosos vestuarios, decoración, fuentes artificiales, luminotecnia, etc.

El ballet o danza clásica es una forma de danza cuyos movimientos se basan en el control total y absoluto del cuerpo, el cual se debe enseñar desde temprana edad. Se recomienda iniciar los estudios de esta danza clásica a los seis o siete años, ya que el ballet es una disciplina que requiere concentración y capacidad para el esfuerzo como actitud y forma de vida. A diferencia de otras danzas, en el ballet cada paso está codificado. Participan invariablemente las manos, brazos, tronco, cabeza, pies, rodillas, todo el cuerpo en una conjunción simultánea de dinámica muscular y mental que debe expresarse en total armonía de movimientos.

El ballet es una forma de danza específica, ya que sus movimientos se enseñan a través de métodos y técnicas “claves”. A diferencia de otras danzas, en el ballet, cada paso está estructuradamente armado. A veces se piensa que la danza clásica se limita exclusivamente a piernas y brazos, pero en cualquier movimiento que se ejecute, participarán invariablemente: las manos, brazos, tronco, cabeza, pies, rodillas; en fin todo el cuerpo.

Uno de los elementos utilizados en la practica de la danza clásica, es “la barra” que es una larga y delgada pieza de madera o metal utilizada como apoyo en los primeros ejercicios de la clase. La clase es un entrenamiento diario, que empieza el día de los bailarines profesionales y alumnos en todo el mundo, en cualquier compañía o escuela de danza. Suele durar hora y media. El desarrollo de la clase es pensado, elaborado y preparado por los mejores maestros de la historia de ballet. Se desarrolla de menos a mas: primero lentos y suaves movimientos en la barra, luego se van añadiendo ejercicios mas rápidos y amplios combinados con los estiramientos de los músculos.

Después de la barra se pasa al centro del estudio , donde se trabaja el equilibrio, la técnica y el aguante de los bailarines. Esta parte de la clase de ballet se hace con los determinados ejercicios que el maestro prepara con antelación para completo desarrollo y mejora de los bailarines o alumnos, que se consigue día tras día con mucho trabajo y dedicación. La ultima parte de la clase son los saltos. Tiene la misma estructura, empezando poco a poco con los saltos mas pequeños y continua con saltos grandes y técnicos. Que son el vocabulario indispensable de cada bailarín profesional.

Hay diferentes tipos o sistemas de preparación de los estudios de ballet, siendo cuatro los principales, más tres derivados importantes, estos son:

  • Ruso: método Vaganova, de la profesora de ballet Agringara Vaganova (1879-1951)
  • Italiano: Enrico Cecchetti
  • Francés
  • Danés: August Bournonville (1805-1879)

Y como métodos derivados:

  • Cubano: impulsado por Alicia Alonso
  • Inglés: Royal (Royal Academy of dance). Basado en el método Vaganova
  • Estadounidense: basado en la tradición del Ballet ruso (inicialmente Fokine y Balanchine, a mediados del siglo XX maestros rusos de la escuela Vaganova)